31 enero, 2007

Lincesa, princesa, principesa

Para el que me llama principesa, convencido de que la palabra debería ser así…

Hay días en los que suenan campanas, campanillas temporales que no se sabe lo que duran. Son días grises, negruzcos o terrosos, con ritmo interior de corazón enfermo. Intensos si quedan dos personas. Aún más intensos si te ríes con otras dos (me hacen falta dos para hacer un trío). Un trío de materia gris salada que se mueve entre los dedos como una especie de músculo infinito. Se contrae y se relaja mientras dice lincesa, princesa, principesa

De esos días en los que me agita el viento y nada me importa, porque me subo a los tejados, me salen alas, hablo con acento almeriense mientras pido un café (tus modos, tu forma de ser, tu forma de pedir café). Me sublimo entre el calor y la presión, como el café en la máquina. Aquí lo tienes, lincesa, princesa, principesa

En esos días no hay orden ni desorden, porque la relatividad de las cosas inspira y explica lo poco que queda. Hoy no hay gritos ni alas, sólo gris, negro y jirones de arena que me he dejado en la gatera. Dos pelos de lincesa, princesa, principesa

Goteo leve por las aceras, vuelo sobre el asfalto. Escucho las notas discordantes del tráfico coloreado por las luces de los anuncios que me esperan, me gritan ante la cara que pongo, mutante desde la que me da miedo a mí misma hasta el rostro dulce de las noches. De esas que no son negras ni grises, que vibran despacio con los ruidos de los cohetes. Fuegos artificiales para la lincesa, princesa, principesa

Mejor que sea uno de esos días sin color. Ausentes mientras alguien trata de comprenderlos y denotarlos. Etiquetarlos sin saber qué son, sin arrancar de cuajo lo que significan (me depilo los nervios). Tú eres la lincesa, princesa, principesa


Los paréntesis… tres frases de tres canciones. Palabra por palabra (Marwan), Tus modos (Tontxu) y Cuerpos a la deriva (Luis Ramiro).

Lo de la lincesa… los linces son unos de mis animales favoritos, siempre me acuerdo del Lince Ramón de Kiko Veneno…

2 comentarios:

hidden_angel dijo...

Leer tu poesía en prosa mientras que el sol se va escondiendo entre nubes pinchadas por las cúpulas de la Almudena, hace que la tarde se envuelva en algodón y lo note todo más suave y más blandito.
Besinos

vega dijo...

fuegos artificiales!!!!!! qué celebramos???? yo quiero celebrar cosas!!! (y quiero leer crónicas inéditas, por cierto!!!) (pero entenderé tb si no quieres enviarla!!!) besos