21 diciembre, 2006

Sólo Kiko Tovar en común… que no es poco

El post de hoy es un cóctel musical con una sola cosa en común: la presencia de Kiko Tovar. El jueves pasado, Lady K y yo fuimos al festival solidario del Colegio Mayor Elías Ahuja. El salón de actos del Elías me recuerda a un trabajo extraño que tuve hace mucho tiempo. Fui auxiliar de maquillaje en una empresa de caracterización teatral y trabajé en dos montajes que se hicieron en esa sala. En el segundo me ascendieron a jefa de utilería y me lo pasé fenomenal.

Los beneficios del festival iban destinados a la residencia oncológica de la Asociación Española contra el cáncer, así que la música y una buena causa fueron suficientes para decidirnos a ir. El cartel era de primera: algunos autores autóctonos del Colegio y otros grandes como Marwan, Fábula y Kiko Tovar, que según nos contó después colabora con el festival solidario desde su creación.

Nuestra llegada fue apoteósica (o no). Íbamos vestidas de civil entre las chicas de los colegios mayores femeninos, que habían sacado las pinturas de guerra, las minifaldas y los tacones en la noche helada. Nosotras, por el contrario, sencillitas, sin pintar, con cara de jueves… aunque allí había hombres para todas. Es lo que tiene que el colegio sea masculino. Así que fallamos en el atrezzo teatral, pero la escenografía no tenía desperdicio. Compramos las entradas en recepción mientras un colegial tocaba Suspiros de España y Paquito el chocolatero al saxofón. El bar solidario era genial, especialmente sus menús. Qué pena no llevar la cámara para inmortalizarlos. Por ejemplo, el “Menú Kiko Tovar”, por diez euros, no te daba derecho a llevarte al cantautor a casa, sino que te daban una camiseta del evento, medio mini de aperitivos salados y una chocolatina. Precio imbatible.

Todas las chicas nos sentamos en la zona delantera central como en una especie de islote rodeada por un público muy mayoritariamente masculino que jaleaba a todos los artistas. Sagra Mielgo se los metió en el bolsillo como única cantautora del festival (Tiza finalmente no actuó por problemas de salud), mientras contaba sus historias de la vida cotidiana con mucha gracia. Carlos Aguado nos presentó también su nuevo proyecto, Marte Menguante. Nos gustó. Después, aparecieron por el escenario los dos componentes de Fábula, cuya música no es que me encante pero que convencieron gracias a su interpretación. La gente coreaba las canciones con los móviles en alto (ya se ve que con la ley antitabaco lo de los mecheros ha pasado de moda).

Después de un cantautor del Colegio, que fue muy aplaudido y hasta nos hizo cantar en gallego, salió Kiko Tovar. El público a estas alturas ya estaba entregado, pero Kiko fue capaz de hacer a la gente bailar – impagable el Insecto con la colaboración de los organizadores del evento – y cantar. Aunque le pidieron Bocadillo de calamares hubo un grito desde la butaca 2 de la segunda fila (ni idea de quién la ocupaba… quizá un hada rubia con un par de buenos… pulmones) para que tocara No sé tu nombre. Y puedo decir con la seguridad que me otorga haber visto muchos conciertos de Kiko que fue de las mejores versiones de esta canción que he escuchado últimamente.

Si tuviera que escoger un momento del concierto, sería sin duda el principio de la actuación de Marwan, que tocó Meninos da rua con Kiko Tovar a los coros. Me gusta mucho la canción y la versión fue fantástica. Y auguraba el resto de la actuación de Marwan, que seguro que iba a conectar con el público (que según Lady K, necesitaba alguna que otra dosis de bromuro para controlarlo un poquito). La situación fue demasiado hasta para Marwan, que delegó en Conchita una canción porque le dio tal ataque de risa que no podía cantar. Conchita es rubia, delgadita, con voz frágil… y lo que le faltaba al respetable… Fue la verdadera triunfadora de la noche. “Que salga Conchita, que salga Conchita…”

El segundo evento musical fue el martes en Libertad 8, con la presentación de Libertad8TV, que a partir de ahora retransmitirá por internet los conciertos del mítico local. Y el estreno le correspondió a Kiko Tovar, que empezó con mucho retraso porque la instalación de la cámara fue un cruce entre Manos a la obra y Pepe Gotera y Otilio.

Además, en un nivel más personal, mi madre iba a ver a Kiko por primera vez. Ella es LeoMinaxista (esto suena fatal), y también MiguelDantartista. Lo de su KikoTovarismo, había que verlo.

Kiko salió a convencer, contó muchas anécdotas, algunas antiguas y otras nuevas, y conformó un repertorio muy ecléctico. Yo siempre digo que Kiko es como muchos cantautores en uno. Puede tener el día payaso y entonces toca Bocadillo de calamares, OT y Plásticos. El día concienciado y entonces toca El niño y la bala, Le Monde Diplomatique y Los lunes al sol. El día romanticón… Esmeralda, El precio del brent… y Verte dormir. El concierto del martes tuvo un poco de todo, si bien no demasiado ordenado. Terminar con El niño y la bala y Los lunes al sol nos dejó el espíritu un poquito… de martes, la verdad. Menos mal que antes nos habíamos reído muchísimo con los problemas de Kiko con la letra erre. Creo que ahí fue cuando se ganó a mi madre, que de pequeña no pronunciaba esa letra, sino que la sustituía por la ele como los chinos de los cuentos. Eso y cuando, en la tradicional división entre contratantes y contratados, Kiko le dijo a mi madre que ya sabía que él no podría superar a Leo Minax, pero que lo estaba intentando.

Así que dos eventos musicales, con una persona en común.

Realmente, con dos. Porque en los dos también estuve yo.


Por cierto... me gustó mucho la mezcla de Tiempo al tiempo con Caballo de cartón...


Vacaciones… a partir de hoy por la tarde. Pero las realidades paralelas se seguirán produciendo…

2 comentarios:

Macorina dijo...

Hola, hace mucho tiempo escuche una cancion de Kiko Tovcar, que empezaba así: "Que más da que no te llamen amigos, que más da que ya no cuenten contigo, si al final resulta...". Me gustaria saber como se llama.
Un saludo

Kika... dijo...

Macorina, ahora mismo no localizo qué canción es, pero no te preocupes. Aquí en las Realidades Paralelas somos muy fans de Kiko... se lo preguntamos. ¿OK?

Cuando lo sepa te postearé una respuesta.

Saludos y magia,
Kika