26 diciembre, 2006

Minuto navideño

No me gustan demasiado las navidades. De hecho, solía soñar con irme a algún sitio donde no se celebraran, pero la cosa está complicada. En la televisión salen imágenes de Indonesia o de algún país africano, y hay gente con gorritos de Papá Noel.

Si no fuera por mis sobris y Lady K (a ella sí que le gustan estas cosas), me daba de baja durante esta época del año. Me deprime y me subleva que se suponga que hay que ser bueno en Navidad. Hay que ser buenos… todo el año.

En Nochebuena vinieron a visitarme mis sobris (este año cenaré con ellos en Nochevieja). Luli quería maquillarse (más bien hacerlo con mi ayuda, o mejor aún, que yo le colocara las pinturas de guerra). Tato estuvo mirando el nacimiento hasta que saqué la guitarra y cantamos algún villancico.

Pero lo mejor fue lo que me dijeron.

Empezó Tato:
- Kika, cuando hay que hacer algo, como poner el Belén o el árbol, no nos importa ir a casa de la abuela, de la tía o de quién sea. Pero para no hacer nada… preferimos venir a verte a ti.
Y Luli sólo tuvo que remachar:
- ¡Las cosas que se te ocurre hacer a ti son mucho mejores! ¡Eso es porque eres hada madrina!


Algo divertido… Un nuevo descubrimiento “bloguístico”… No somos Bridget Jones . Visitadlo, no tiene desperdicio...

1 comentario:

sikandar dijo...

Feliz Navidad Miriam