22 diciembre, 2006

1:50 (o “La KiKa de ayer”)

Las once menos diez de la noche. La casa en silencio: mi hermana no estaba y mi madre ya se había dormido. Yo estaba haciendo pendientes con la música bajita, pensando en cómo me habría gustado ir al concierto que Antonio Vega daba ayer en Clamores. Mi hermana estaba invitada.

Y, de pronto, suena el móvil. Lo abro y digo hola. Nadie contesta. Pero escucho claramente:

San Antonio, Junio 13 ya llegó
Esta noche ladra un perro, llama una voz
Late un corazón sin dueño, nunca lo encontró
Nunca lo encontró…

La retransmisión en directo duró un minuto y cincuenta segundos. Casi dos minutos de emoción intensa: erizado el pelo de la nuca, ese calor que surge desde el interior, la respiración entrecortada, la boca seca y los ojos llenos de lágrimas.

Según mi hermana, fue un milagro. Todo el mundo sabe que en Clamores hay muy poca cobertura. Está en un sótano y hablar por el móvil desde allí es muy complicado. Y más aún con la claridad con la que lo escuché. Milagro, magia o como dice el Ángel Oculto, las alteraciones energéticas que se producen a mi alrededor. No lo sé.

Aún estoy impresionada… y eso que San Antonio no es mi canción preferida. De hecho, es la que más le gusta a mi hermana, lo que hace que valore aún más el gesto.

Y a las dos de la madrugada, un mensaje en el móvil. “Ven a mi cuarto si estás despierta”. Y allí estaba. Mi disco firmado. Por Antonio Vega y toda la banda. Me temblaban las manos: me gustan los discos firmados, aunque tampoco me obsesionan. Pero este se ha convertido en una joya. Contiene mis canciones favoritas de Antonio y ahora mi nombre está escrito con trazo seguro. Mi hermana me dijo que lo mirara con atención: “¿No ves que tu nombre ahora tiene dos kas mayúsculas?”. Es verdad. Soy KiKa. Así. De esa manera.

Mi hermana había estado bailando, encantada todo el concierto… y su acompañante, un músico mayor que ella, le preguntó cuántos años tenía cuando Antonio Vega escribió La chica de ayer. Yo se lo he dicho esta mañana: creo que mi hermana y la canción nacieron el mismo año. Lo que son las cosas.

Ayer mi hermana, con la que tengo una relación a veces sencilla y a veces muy complicada, era una estudiante-cantante-bailarina en paro. Pero como la magia es como es, del concierto de ayer puede haber surgido un proyecto muy interesante.

Si es que es capaz de que no se le erice el pelo de la nuca, no se le entrecorte la respiración, no se le seque la boca y no se le llenen los ojos de lágrimas.


Por cierto… por lo que me han dicho, el homenaje a Antonio Vega será el día 11 de enero en la sala Clamores. Si alguien tiene mejor o mayor información, que deje un comentario…

6 comentarios:

vega dijo...

joder!! pues a mi me habían dicho que ese día tocaba Rebeca Jimenez en Clamores, no se... Cualquier opción me interesa (la de Antonio Vega más, cofieso)

isabella dijo...

Me he emocionado... aún recuerdo cuando vi a anonio vega en directo, hace bastante ya, y cómo su voz se me coló muy dentro.
Disfruta de tus regalos, espero q algún día me lo enseñes, aunq suene bobo tengo curiosidad por ver su letra.
P.D: Llevo dos semanas desterrada así q no he pasado tanto por aquí como me habría gustado :-(

Kika... dijo...

Muchas gracias bellas, ya investigaré lo del evento "homenajeatorio"... En cuanto sepa algo... Besos y feliz Navidad...

damián dijo...

no conozco a antonio vega, asi q ahora me pongo a bajar algo...
saludos

cerillas Garibaldi dijo...

"La gente sigue viviendo a través de la gente a la que quiere y de las cosas que ha hecho en la vida, si es que ha conseguido hacer algo con su vida."

Antonio vive en gente como tú, KiKa.

Muchos besos, Bob

kika... dijo...

damián... pues ya me dirás qué te parece!!!!!!!!!!!! es un grande, Antonio...

bob... claro que sí! es increíble, pero así nunca se muere del todo, por mucho que la de la guadaña se obstine...

(besos)
la KiKa de ayer