03 noviembre, 2006

Guárdame el secreto...

Supongo que todos tenemos algún secreto. Yo estoy empezando a preocuparme porque con esto del blog cada vez voy teniendo menos. Pero los hay nuevos que se crean a mi alrededor. Me encanta guardar secretos porque me dan una pequeña ventaja que me permite acortar la distancia de diez minutos que me lleva el mundo. Cuando sabes algo que otro sabe, pero que los demás ignoran, todo son miradas cruzadas, respiraciones entrecortadas, pensarte mucho qué vas a decir para no revelar la preciada información que te han confiado.

Hay secretos de amor, sobre amigos, inconfesables, secretos a voces, cotilleos de esos que todo el mundo sabe… y hasta bulos, que son falsos secretos falsos (dos veces falsos, porque no son secretos y porque son mentira) que se expanden a la velocidad del rayo…

Y nuestro secreto tigrés, que en principio era pequeñito, se está convirtiendo en una apuesta segura… y así lo fue ayer. Lleno absoluto. Muchas caras conocidas: por el lado de los habituales de los Tigres y por parte de mi barrio, donde había un movimiento fuera de lo habitual para ir a ver a Quique González. No es ningún secreto que es de mi barrio, y que va a mi barrio almeriense…

Hay personas que son expertas en guardar secretos. En cierto modo, la curiosidad y la reserva son una especie de hermanas gemelas necesarias para mantener la magia. Carlos Aguado es uno de esos guardianes: no le preguntes antes del concierto qué van a tocar. Ni aunque te juegues dinero, porque pone cara de misterio y te dice que ya lo verás. Así que no le preguntamos, sino que hablamos de blogs, catarros-gripes otoñales y minifaldas. Que dice Carlos que mi minifalda tiene su público… eso no es un secreto, es un misterio sin resolver…

Muchos secretos llevan oculta una sorpresa… y el principio del concierto lo fue. Los Tigres salieron al escenario al ritmo de “Tírame un beso”. Me gustó la variación y las caras de sorpresa de los habituales – creo que ayer había mucha gente que iba a ver a Quique. Así que los Tigres salieron a convencer. Y creo que lo consiguieron. Pero el hecho de tocar esa canción me conducía a una realidad inexorable: seguramente “Não sei” se caería del repertorio. Como así fue.

Hay cosas que no son ningún secreto. La cara de felicidad de la Dra. Marta cuando escuchó seguidas sus dos canciones favoritas: “Cuando todo era campo” (y no vivía Gallardón, ni el Pocero…) y “Gravedad”. Si no las tocan, se enfada, pero llevamos un par de conciertos en los que aparecen juntas, y ella encantada…El idilio entre “Una corazonada” de Alejandro Martínez y Lady K también lo sabe todo el mundo. Tanto es así que dice siempre a todo volumen: “ya me puedo ir a casa”. Paco Cifuentes tocó “Últimamente” y tampoco es un secreto que esa canción ha ido cambiado lentamente hasta ser como es ahora. Y lo mejor… cuando los demás descubren algo que tú ya conoces. Fue lo que pasó con Miguel Dantart y “Comer, beber y amar”: ya la habíamos escuchado en el Libertad y ayer salió a la luz. Un secreto que ahora es un poquito de todos…

Y Kiko Tovar con su “Verte dormir”… jamás pensé que la tocaría ayer. Esa canción siempre me sorprende, me coge por la izquierda y me produce dos reacciones. Una exterior: que es una sonrisa de oreja a oreja que provoca que toda la sala me mire (o al menos los que están cerca, ¿verdad, Vega?). Y también una reacción interior. Pero esa no la cuento porque… es un secreto.

Las primeras notas de “Salitre” desvelaron otro misterio. Qué bien cantaron los Tigres… y qué poco metido en situación se veía a Quique. Aunque sea de mi barrio, y aunque Kiko lo subiera a los altares. Estoy segura de que si hubiera visto las caras de la mesa de al lado se habría empleado más a fondo (si ellas me espían para ver qué cara pongo con “Verte Dormir”, yo hice lo mismo cuando comenzó a sonar la canción).

¿Por qué no hubo “Verbo Triste”? Supongo que eso también es un secreto…

El post-concierto gravitó constantemente sobre los secretos. Tuve que soportar que se creara una red de misterios… a mi alrededor. Es estupendo tener unos amigos que sabes guardar un secreto… ¿pero tanto? Hubo un momento en el que toda la mesa (y cuando digo toda, era toda), era depositaria de secretos que no me contaron. Y por democratizar, hasta se lo contaron a Carlos. Vamos, que todo el mundo lo sabe menos yo. Y se recrean con mi sufrimiento, los muy malvados. Es increíble. No sirvió ni mi imitación de Abel Matutes para que me lo contaran. Y encima me han dicho que ya me lo dirán… cuando apruebe… Si por lo menos supiera cuándo Le Monde Diplomatique y, especialmente, el BOE van a saber algo de mí…

Menos mal que yo también era depositaria de algún secreto... en la diplomacia nos entrenan para guardarlos… Y así un momento del post-concierto se convirtió en una especie de réplica de la canción de Antonio Vega, “Háblame a los ojos”, por los cruces de miradas en una determinada situación…
Dí por qué
No me puedes mirar
Será nuestra lengua desigual
Que tú no me digas la verdad
Será que no me miras al hablar…

Esa canción no es una historia de amor… ¡era alguien que tenía que guardar un secreto!


Besos para… el soltero de oro, que nos estaba viendo por la web desde Sevilla…

Y más besos… para Ro, a la que conocí ayer, para Vega, Isabel, Natalia y Marian (esa mesa de lujo) y para la gente de mi mesa (Lady K, Patry, Reyes, la Dra. Marta y Carlos)… aunque he descubierto lo bien que guardan los secretos…

Y aún más besos… para quien tiene que investigar acerca de ojos y manos… aunque cuente secretitos al oído…

7 comentarios:

vega dijo...

que misterioso todo!! y pareciais tan normales todas... lo pasamos bien anoche!!
besos para ti tb, para vuestra mesa de lujo

Antonio dijo...

¡Hola guapísima! Muchas gracias por esa dedicatoria con tele-beso incluido. Me gustó mucho el concierto, pero me dió mucha pena no poder verte. Al principio tuve problema con la imagen que no cambiaba y al final con el sonido que se cortaba cada cinco minutos :-( Bueno, según parece ayer tenías bastante fans, así que no renuncio a poder verte en una fotito después. ¡Besos!

isabel dijo...

uno de los mejores días de los tigres con un invitado que decepcionó...qué secretismo tu post! Me alegro de que lo pasaras tan bien. Un besito

Kika... dijo...

Y lo peor ha sido que la palabra "secreto" tiene muy pocos sinónimos... así que si no la he escrito 900 veces, no la he escrito ninguna...
Besos Vega, Isabel y Antonio!

Anónimo dijo...

Secretos secretos, son por una buena razón ya lo veras. Me lo pase muy bien anoche.Hablamos para nuestro asunto.
Besos
Reyes

Eduardo dijo...

Me alegra comprobar que lo pasasteis bien. Un abrazo

Dra marta dijo...

SECRETO jajaja yo sé varios d ellos...y me siento afortunada! y mi boca no se abrirá hasta q sea el momento..tcha tcha tchannn tchaaann!! Muy bueno el concierto y el post, medio rabia no poder kedarme más tiempo, pero las obligaciones (malditas) me llamaban.
Un bso mu fuerte a t2, a nuestra mesa y al de al ladito!!