07 noviembre, 2006

Dos de corazones

Te iba a regalar uno de los textos del Panteón. Es curioso, a ti, que nunca te faltan las palabras. Pero darte un texto reciclado en tu actual situación me parece poco. Así que te he escrito algo con mi carta favorita de la baraja de por medio. Por si necesitas palabras, porque releo nuestra conversación del sábado y me parece que pueden hacerte falta. He tratado de meterme en tu piel, aunque temo no haber logrado más que una aproximación parcial. Al menos, estos pensamientos tienen banda sonora (la cursiva es de Dos de corazones, de Ariel Rot).


Elige una carta. La que quieras. Como en los trucos de magia, aparece y desaparece entre la confusión. Ten cuidado, que el ojo es lento y fácil de engañar.

Acordate de esas noches y esos días
Por las mesas desfilaban los millones
Yo jugaba como un loco y te quería
Nuestra carta favorita era el dos de corazones


El dos de corazones.

Yo no creía en nada. Quizá en la suerte, en las casualidades. Pero hay algo que empieza a confundirme. A hacerme pensar que el azar no existe. Aún no entiendo cómo llegaste. Hasta mí. Para hacer tambalear los cimientos de mi sistema de creencias.

No me quiero replantear en qué creo. No creo en el amor: es una palabra que no significa nada. O que significa demasiado. Me resisto a pensar que eso sea lo que estoy sintiendo. Mejor, algo transitorio, pasión a borbotones, efímero. Sólo presente, sin futuro.

Ya vino a tomarme las medidas
El tipo que fabrica los cajones
Con su mazo de cartas repetidas
Ya que todas son el dos de corazones

Dos de corazones. ¿Será una señal? Estoy enamorado, pero como no creo en el amor, lo mejor será que no lo esté. Lo niego en todos los foros, ante todos mis amigos. Pero empiezo a sospechar. Haber elegido el dos de corazones no puede haber sido casualidad. Si estás, no estoy. Si no estás, tampoco puedo estar. Suena a tópico. En mí no lo es.

Para mí es difícil creer, no racionalizar, separar sentimientos que nacen tan entrelazados. Me equilibran, me desequilibran a la vez. Un bálsamo que guarda dentro las semillas de lo que puede ser su propia destrucción.

El dos de corazones. He conocido poca gente como tú. A nadie como tú en estas circunstancias. No sé qué eres, no puedo clasificarte. Quizá esté volviendo a creer.

Así que me voy a anestesiar el alma con un poco de ketoprofeno virtual. Porque alguien me ha dicho que no hace falta creer en el amor. Sólo es necesario que el amor crea en mí.

Podría ponerme de rodillas
Rogarte que no me abandones
Aunque no eres ninguna maravilla
Me lo juego todo al dos de corazones…


Yo sí que me voy a echar ketoprofeno, pero en otro sitio… tengo un tirón en el cuello. Ya es un viejo conocido, porque me da cuando no duermo bien. Así que el día de hoy me lo estoy pasando con la manta eléctrica puesta a modo de collarín con unas pinzas de la ropa. Unida al enchufe por un cordón umbilical de cable…

6 comentarios:

vega dijo...

muy bonito tu texto kika. yo si creo en el amor, en el sentido más amplio del término. así que a la anónima persona (osadía por mi parte): no te juegues en contra. disfruta mientra dure aunque no puedas o no quieras ponerle nombre, si todo sale mal... tendrás ese consuelo, el consuelo de no haber sido tu el que estropeó el castillo de arena!

Kika... dijo...

Exactamente! Persona anónima, haznos un poco de caso...

Kika... dijo...

Por cierto Vega, viniendo de ti, lo de que el texto es bonito me vale doble...
Besos

Anónima persona dijo...

No creo que nunca pueda olvidar el que me hayas arrojado a la cara de esta manera con ese derroche de lírica y kikamágica inteligencia
todo lo que creo y me resisto a creer; todo lo que pienso y me da miedo pensar; todo lo que siento y me da vergüenza sentir.
Realmente no sé si seguire el consejo de la estrella de la Lira, ni si esto llegará a más de una turbulencia mental o de un subidón sensorial, ni siquiera si será el último espejismo antes de la nada, pero desde luego hoy tengo más fe que ayer.

Patry dijo...

Qué profundo!!!! demasiado bonito y demasiado complicado.
La mejor solución es siempre la más sencilla...

vega dijo...

jajaja! ahora viene cuando me autocito para explicar por qué la "sosopalabra" bonito en mi caso no lo es tanto??

me alegra leer que la anónima persona tiene un poco más de fe. que cosas consigue kika con un simple 2 de corazones!!