26 septiembre, 2006

Reconciliación (o vestida de martes)

Para Vega, Isabel y Natalia, las hadas protectoras de la kikamagia en el ciberespacio, os envío un toque de varita…
Y para Lady K, aunque en lugar de con Paco cantes conmigo…


Lunes 25, 11:00h.
Estoy en crisis. Un día hace más o menos quince me desperté con el día cruzado. Muy cruzado, porque decidí que ya no me emocionaba “Vestida de domingo”, que ya no quería romper más platos, no había un maremoto en mi salón… nadie podía salvar esas canciones de mí. Sin embargo, y como todas las decisiones de esta indecisa patológica, me causaba conflicto. Como se dice en Almería, me traía a mal traer. ¿Cómo que desde hoy no me gusta? Y la pregunta más temida, en plena confusión. ¿Por qué? No puede ser, es imposible. Pero me estaba pasando. Me pasa aún. Pero me voy a dar otra oportunidad, una especie de redención, una segunda vuelta de esas que dicen que la vida nunca te da. Así que iré al concierto de Paco Cifuentes. A ver qué pasa. He quedado con Lady K y Patry… y con seis personas más… Algunas verán a Paco por primera vez.

Lunes 25, hora de comer.
Necesito magia. Pero todo el mundo sabe que no puede usarse a favor de una misma. Me da igual. Cojo la varita y me doy un toquecito. Mensaje: en un flash cambia mi vida y tengo ganas de celebrar. Y motivos de celebración…

Lunes 25, 18:30h
Lady K y Patry se retrasan, me visto de chinita con flores, termino la traducción de francés, nos vamos. Invocando a Carlos Chaouen para aparcar… aparcamos en la puerta (he aquí la prueba). Damos una vuelta por la Gran Vía y parece que la calle brilla más allá del color acero. Lady K quiere saber qué celebramos, pero tiene que esperar.

Lunes 25, pre-concierto
Hay un recital de poesía, copas en la barra. Quemadillo y tapa de galletas. Llegan las doctoras y nos sentamos en “nuestra” mesa, con una mano en la de Vega por si acaso… llegan y les cuento mi agonía existencial con ausencia de emoción, pero no puedo explicarles los motivos. Probablemente porque ni yo misma los conozco. Quiero reconciliarme. Estoy dispuesta a que me reconquisten. Brindamos y vuelve la magia.

Lunes 25, concierto

Me estoy acercando, sopla poniente, Lady K se abanica pero no son calores producidos por la música, hace calor. Vuelvo, adicta, adepta a la guitarra zurda como la mía. Me doy la vuelta y el comunicado oficial: “me he reconciliado”. Risas.
Sigue el calor, bailo sentada, la percusión corporal, pienso en amores de los que hay muchos en el epicentro de Kikel. Hasta el público afina, y canta solo.
Through the light (qué razón tenías, Vega) me arranca una lagrimilla, menos mal que Reyes se da cuenta, me abraza e impide que se me corra el rímel. Gracias.
Y sucede otro momento kikamágico: impresionante la fusión de la voz de Paco con la de Lady K… están en extremos opuestos del espectro tonal y empastan tan bien… Así que escucho a uno con la oreja izquierda y a la otra con la derecha, voces que se acercan, se alejan para volver a acercarse.
Sube Miguel Dantart a cantar Verbo Triste, se repiten las estrofas pero ya me da igual. Entregada a la causa, mi objetividad (si es que la tuve) perdida. Veo colores en las paredes… ¿será el oxígeno?

Lunes 25, post-concierto
Primera prueba de fuego para la nueva situación… firma del disco. Que no me ponga lo que a todos. Y no sé si quiere decir algo, pero escribe: “Bueno, bueno. Kika ha vuelto”. Pues sí. He comprendido que no tengo que elegir. He vuelto.

Martes 26, casi de madrugada
No hay atasco. Los coches parecen haberse ordenado. Quiero tomar la carretera en la dirección contraria, a Almería. Pero no puedo. Así que canto “el mar tan lejos esta noche…siniestra la sonrisa de bar… y no es por nada, es sólo por no poder navegar”.


Pensamos… que el concierto podría ser un poquito más largo… nos supo a poco...

Escuché… en “Al caer el sol” que la música de Paco se oye hasta en algunas bodas…

Ya es la segunda vez… que pensaba que este post sería de otra manera y se llamaría “Adicciones musicales”. Pero eso queda para otro día, porque ya he descubierto que sobre adicciones es mejor no preguntar…

6 comentarios:

vega dijo...

confieso q no entendí muy bien tu decepción previa. quizá fue la varita q t ayudó a conseguir la dedicatoria personal e intransferible, irrepetible... ahora no puedes volver a marcharte!
llevo puestos tus pendientes-soborno y han sido varios los hombres que me han piropeado porlas aceras (3 de los cuales tenían menos de 40) este lo tienes en tu colección?? es un clásico: "ole, ole y ole con el ole" esto claro bien entonado. y tu pisando fuerte por las aceras, agitando unos pendientes que cuelgan por los dos lados de los lóbulos...

vega dijo...

confieso q no entendí muy bien tu decepción previa. quizá fue la varita q t ayudó a conseguir la dedicatoria personal e intransferible, irrepetible... ahora no puedes volver a marcharte!
llevo puestos tus pendientes-soborno y han sido varios los hombres que me han piropeado porlas aceras (3 de los cuales tenían menos de 40) este lo tienes en tu colección?? es un clásico: "ole, ole y ole con el ole" esto claro bien entonado. y tu pisando fuerte por las aceras, agitando unos pendientes que cuelgan por los dos lados de los lóbulos...

Lady K dijo...

Ay,eso de la voz,me ha llegado.Sabes que sólo canto en la ducha o en penumbra.En el fondo,es porque soy patológicamente tímida...
Y no te cambio por Paco, que él espera que le regales tu primera sonrisa del día (mítico el comentario "soy más fácil que la tabla del uno") y esa la tengo comprometida.

Kika... dijo...

Ya, ya, ya sé que hay un Lord K (o un Sir K, si se quiere) que es el que ve tus sonrisas y seca tus lágrimas...
Y lo de la voz no te lo he dicho porque seas mi amiga, es que es verdad. Me comprometo a tocar la guitarra un poco más... pero la voz grave, lo que es grave, no la tengo...
Si el mundo artístico supiera lo que vales...

Adrià dijo...

Genial descripción, me entraron ganas de estar allí!.

Espero que todo se ordenara.

Me gustó mucho leerte hasta pronto!

Kika... dijo...

Gracias Adrià!