03 septiembre, 2006

Hombres… o la sesión golfa del supermercado

A ver si me sale eso tan literario de hablar de dos cosas distintas y que queden más o menos empastadas, lograr mezclar dos situaciones hasta el punto en que no se sepa demasiado bien cuál es cuál.

Para eso deben tener algún punto en común. Y creo, después de darle algunas vueltas, que el punto de conexión es que en las dos aparecen hombres. Porque lo que es lo demás, no tiene demasiado que ver. Ya me estoy arrepintiendo de este intento, probablemente fútil, de elevar el tono artístico de mis post… Bueno, ya me he liado, así que seguiré hasta el final. A ver qué sale.

Mi madre y yo somos una máquina de hacer la compra. Estamos coordinadas: sabemos quién pilla el carro, quién coge las cocacolas y la leche… Vamos los sábados por la mañana o, si tengo academia, los sábados a mediodía. Y aunque solemos quedarnos en la zona de mi barrio, a veces vamos a un hiper. Todo el mundo sabe que hacer la compra es un rollazo únicamente comparable a estudiar Derecho Internacional Privado, pero como no nos alimentamos del aire, pues hay que ir. Pues ya no opino que sea un rollazo. O, al menos, sé que puede ser un poco menos aburrido.

El otro día volvimos de vacaciones y no teníamos nada en la nevera, así que nos fuimos a Alcampo a las ocho y media de la tarde. Hicimos la compra en la mitad de tiempo, conduciendo el carrito a ritmo asesino aunque no encontrábamos nada porque están haciendo obras (perdón: están mejorando las instalaciones, disculpen las molestias): los refrescos estaban donde antes los congelados, los quesos en la antigua sección de electrodomésticos y nos tuvimos que ir sin encontrar la pescadería.
Cuando terminamos e íbamos con el carrito hacia el coche, le dije a mi madre que me gustaba más venir a comprar a esas horas… porque había visto una concentración de tíos guapos fuera de lo normal. Se ve que normalmente compramos a la hora de las señoras o algo, porque nunca había visto porcentaje tal de hombres solos y potables. Y lo mejor de todo… fue que mi madre se había fijado también… ¡casi más que yo! Me informó que entre los compradores de la “sesión golfa” predominaba el “look Doctor House”: ojos claros, barba de tres días… Así que un choque de carros bien coordinado en el Alcampo puede dar resultados inesperados…

Resultados casi tan inesperados como el aluvión de hilos en el foro de Paco Cifuentes a raíz de su vídeo-clip de la canción “Belle de jour”. Tantos y tan variados (en la forma, que no en la temática), que decidí ver el vídeo de marras, causante de tanta sensación.

Pero como no tengo ADSL en casa, me fui al trabajo de mi madre con los cascos preparados, y pinché en la web. El vídeo es muy bonito: explota la cara de Paco (trata de explotar el cuerpo también, me parece a mí), y salta de Madrid a la costa. Pero lo que más me gusta es que sale una chica y casi siempre se le ven los pies. El psicoanálisis moderno trata de dar todo tipo de explicaciones a esta fijación, incluso puede que el signo zodiacal influya para ser un poco fetichista de los pies… No sé. Lo que sé es que me podrían haber contratado a mí, porque creo que los pies son, con diferencia, la parte más mona de mi cuerpo. Como dice Vega, no me pasa como a las top-models, que a ellas nunca les gustan sus pies (hay que ver…). Bueno, que sí, que el vídeo está bien… pero lo de las reacciones del foro es un poquito desmesurado. Además, Paco Cifuentes nos gusta por su música. Por su voz. No por su cara. A ver si queda claro de una vez.

Aunque eso no les pasa a todas… cuando terminé de ver el vídeo y me di la vuelta con los cascos todavía puestos, había cuatro mujeres detrás de mí que habían estado viendo el vídeo sin que me diera cuenta…


Uma coisinha: Creo que ya he aprendido a ecualizar mi cámara y a partir de ahora voy a sacar unas fotos de impresión… Prepararos, que mi rollo paparazzi se aproxima…

Un poco de suerte: Para la enclaustrada Vega y su oposición y para Lady K y sus exámenes…

3 comentarios:

Lady K dijo...

Anoche vi el video después de hablar contigo por teléfono.Precioso.No sé quién se lo habrá dirigido pero un video tan bonito y de tan poco presupuesto denota una vena artística muy desarrollada.Incluso la elección de la canción para primer sigle es la más acertada.A pesar de que mi favorita es otra...

¿Nunca te había dicho lo del super?Es que yo en agosto suelo ir a las 8 o las 9 de la tarde después de estudiar en la biblio.Para calidad,vete al Hipercor.Supongo que la variedad de precocinados influye.

1besito,cielo

vega dijo...

pues debe ser una epidemia!! desde el morenazo que teníamos al lado en el concierto de Marwan, pasando por el segurata de ojos verdes de la Casa del Libro (que además nos contó todas sus noches locas) y sin olvidarnos del dependiente trajeado con cara de niño bueno en la sección de libros de "El Corte Inglés".
A mi me gusta hacer la compra pero nunca me fijo en nada. Voy concentrada en terminar rápido, ser eficiente, no olvidar nada, no pasar dos veces por el mismo pasillo... Vamos que compro como si estuviese en un concurso de la tele.

Kika... dijo...

Morenazo? Qué morenazo? No, si ya os digo que estoy siempre a por uvas... La mujer fatal es Luli... yo no me cosco de nada...