17 julio, 2006

La magia que reparte Miguel Dantart...

He estado valorando seriamente si hacer un resumen del programa de festejos de esta semana o si hacer la crónica de cada uno de ellos por separado. Al final, he decidido irlo contando según me apetece. Y como estoy escuchando a Leo Minax, el rollito brasileiro me ha impulsado a contar algo acerca del concierto de Miguel Dantart ayer en Libertad 8.

La palabra para definirlo… quizá sea muito lindo, por decirlo en portugués. Cuando voy con alguien a los 5 Tristes Tigres, siempre le recomiendo que vaya a ver a Dantart en solitario. Creo que es en esos conciertos en los que despliega, aparte de su repertorio, su voz.

Además, me gusta escuchar a Miguel Dantart por otros dos motivos. En primer lugar, mi ahijada es probablemente su mayor fan sobre la corteza terrestre (ver en el archivo el post “He creado un monstruo o cómo los niños nos mejoran siempre”). Con cinco años, lo que me impresiona bastante, se sabe muchas de sus canciones y tiene el récord mundial de escuchas consecutivas de “Mundo Alborotado”, sin contar su afirmación de que el cantautor es su novio.

El segundo motivo es que cerca de sus canciones es altamente probable que ocurra algo mágico. En mi caso (ver post “Miguel Dantart y el examen de portugués”), esta magia tuvo efectos más que evidentes sobre mi vida, y fue igual de bueno cuando me pasó que cuando tuve la oportunidad de contárselo. Ayer también tuvimos algún momento bonito de ese tipo, como por ejemplo cuando hicimos una unión de dos mesas con rollo familiar (dos hermanas y dos primas) para sentarnos las cuatro juntas, porque después de vernos en muchos conciertos, al final establecimos canales de comunicación. Creo que esto puede aceptarse como momento mágico, un poco provocado por la pregunta “¿Vais a venir a todos los conciertos de la semana?”. Pero bueno, es que a veces las hadas necesitan un empujoncito.

Fuimos de los momentos divertidos - “Mundo alborotado”, “Mil caras” -, a los emocionantes – “En la palma de tu mano”, “Dolores y José”. Muy destacable el coro espontáneo en “Las cosas bonitas”, con un poquito de hinchas de fútbol y un poquito de cantantes de la tuna, y “Cuando todo esto era campo”, que es una frase que utilizo mucho para referirme a mi barrio…

El mundo cantautoril es muy solidario y apañado, así que ayer tuvimos artistas invitados de lujo: Quique Ruiz, Andrés Suárez y Rash (al que creo que le daría un infarto si supiera que tiene varios fans entre los futuros diplomáticos).

Y finalmente… “Não sei”, canción con la que no soy objetiva por los motivos anteriormente expuestos… pues eso, como dijo Miguel Dantart, podemos decir não sei cheirar… y sí, a ver si el año que viene la cosa sale por fin (ese momento “el año que viene, guapa” desde el escenario me da aún más fuerzas para seguir). A ver si me sale un consulado en, por ejemplo, Salvador de Bahía… que ya me ha dicho mi ahijada que ella se viene…

Y en una nota más caserilla…Parabéns pelos nossos dias de anos!!!!!! (Vamos, que cumpleaños feliz a los tres: el propio Miguel, mi Luli y yo misma. Si ya digo yo que este mes está de lo más llenito de eventos…)


Uma coisinha: La cosa en Líbano está mal (y poniendo en peligro mi viaje al desierto), pero gracias a la televisión he podido saber que quienes estaban allí están bien y ya han llegado a España tras un viaje de dos días… pero ellos al menos se han podido marchar...

2 comentarios:

vega dijo...

me he empapado tu blog entero!! y no es que me sorprenda pero me ha encantado!! me dejas me dejas me dejas que lo recomiende en el forito de los tigres?? nos vemos mañana. encantadas de conocerte (yo tb soy de las que opinan que las casualidades no existen y que nos sienten en mesas consecutivas debe ser una señal!!!)

vega dijo...

de conoceros de conoceros, que no se me olvida Marta!!