21 julio, 2006

Kiko Tovar o las oposiciones a cantautor...

Broche de oro a la semana tigresa… Empezamos el jueves pasado, para seguir el domingo, lunes, martes, y de nuevo el jueves… Esta mañana me he mirado en el espejo y me ha parecido ver que me habían salido rayitas en la piel…

Conocí la música de Kiko Tovar en el siglo pasado, por un avatar de la vida bastante curioso. Resulta que en mi colegio estudiaba también Marilia, que después sería componente de “Ella Baila Sola”, y por una casi coincidencia en los nombres y apellidos se pasaron la vida confundiéndonos. La de veces que habré bajado cuando eran sus padres los que venían a buscarla… El caso es que, andando el tiempo, Marilia terminó el colegio y se lanzó al mundo musical, y mucha gente seguimos lo que hizo… y allí estaba Kiko Tovar, actuando de telonero antes de las chicas de EBS. Recuerdo perfectamente que “No sé tu nombre” me gustó más que las canciones de las chicas…

Además de lo anterior, tengo que decir que cuando estoy cansada o un poco triste siempre trato de escuchar algo de uno de los dos Kikos: o de Kiko Veneno o de Kiko Tovar. Son como una dosis de endorfinas embotelladas, que me suelen venir muy bien, porque aquí donde me veis, también tengo mis momentos malos, y no hay nada mejor en esos casos que escuchar a alguien así. Y si encima se llama como tú… Por ejemplo, este año cuando terminé el primer ejercicio de la oposición (una paliza), fui con mi amiga Kelly al Barbieri a ver a Kiko Tovar, desde donde se emitió un programa de “A quien le voy a kantar”, con su pregunta “¿prefieres Día o Lidl?” incluida. Era complicado que yo me riera ese día, y Kiko lo consiguió. Pero no hay que quedarse en la superficie, Kiko no es sólo risa, es diversión, inteligencia pero sobre todo libertad. Supongo que su música me gusta por eso, porque al final casi siempre me las apaño para hacer lo que quiero sin pisarles los callos a los demás…

Así que he decidido hacer una especie de decálogo cantautoril-conciertil, que va dedicado a todos los que ven música en directo y a los que la cantan…

1. Santificarás el pre-concierto
Lo que nos pudimos reír ayer la Dra. Marta y yo con Vega, Isabel y Natalia… empezamos la semana en mesas separadas y al final nos reímos tanto que ahora lo de ir a coger sitio apetece casi igual que oír el concierto…

2. Rescatarás temas
El concierto empezó con “Vigilia”, una canción que hace tiempo (“Tiempo al tiempo” jajaja) que no oía en directo. Ese principio convenció a los asistentes, no sólo porque la canción es bonita, pero también por la interpretación de Kiko. Lo mismo va para “El amor nos fue cambiando”, que es una de las canciones que me acompañan cuando estudio…

3. No esmeraldizarás
Estoy de acuerdo. ¿Cómo te va gustar alguien a quien no conoces? Lo lógico es que te guste un amigo, digo yo, aunque esto lo está investigando hasta la NASA, el FBI y la Guardia Civil. Aunque no levanté la mano, a mí me han esmeraldizado alguna vez… Que mal rollo…

4. Siempre irás debidamente identificado
Con el carnet de menores de 26, acerca de cuya pérdida nos habló (debo ser meses mayor, a mi ya me lo quitaron el año pasado), antes de cantar “De jóvenes”, canción con la que tengo una buena anécdota, porque el Presidente del Tribunal de la oposición me pilló una vez tarareándola en el pasillo de la Escuela Diplomática. Menos mal que no se sabía la letra, que si no…

5. Te acompañarán buenos músicos
En este caso, el bajista Albert Anguela, que ha tenido una semanita de mucho, mucho trabajo y muy, muy bien hecho… Y emplearás nuevas tecnologías, como lo hizo Albert en “Los Lunes al sol”, con un loop que hizo que sonara música en directo cuando no había nadie en el escenario. Algo de lo más raro… y divertido. Por un momento pensamos que se iban de copas y nos dejaban allí, pero fue una falsa alarma. Menos mal.

6. Traerás invitados de lujo, en el escenario así como en el público
Ayer Tontxu pasó del público al escenario cantando con Kiko (río, río, río…) y en solitario, mientras que entre el público estaban Miguel Dantart, Andrés Suárez y Jairo Aganzo (al que cuando apruebe pienso pedirle que pinte un mural de los suyos en alguna embajada).

7. Hablarás idiomas
Es que hay que ver lo traicionero que es esto de los idiomas… pero no hay que desfallecer: las anécdotas de la clase de francés de Kiko siempre me hacen reír recordando la palabra “oreilles” y frases como “Yo no compro pan”, perdón, “Je ne comprends pas”. Si necesitas traducción, llama…

8. Reciclarás en todas las ocasiones
En mi casa somos como en la de Kiko, aquí nunca se compran bolsas de basura, sino que se reciclan, y además las doblamos cuidadosamente para colocarlas en una bolsa de tela que nos hizo mi abuela. Coincido en que las bolsas de “El Corte Inglés” son indestructibles y de lo más adecuadas para librarse de deshechos del tipo del líquido de las lentejas… Además de la propia canción de “Plásticos”, muy divertida la coreografía de Vega y compañía durante el estribillo…

9. Respetarás los bailes, seas contratante o contratado
Vamos a ver. Hay que ver lo sosa (o según Natalia, rancia) que es la gente a veces. Qué poquitos hicimos la coreografía de “Insecto”… con lo divertida que era. Voy a tener que pensar que existe correlación entre ser insecto y hacer el bailecito, porque parece que a algunos no les han pisado nunca. Con lo que me identifico con esa canción y lo bien que se lo pasa una haciendo cosas así…

10. Pedirás ayuda, aunque esta nunca llegue
Con la buena memoria que tengo para las letras… pero ya lo dijo Kiko ayer, es que con estos nombres somos iguales, si no me viene, no me viene… Espero no haber suspendido la oposición a ayudante de cantautor…


En definitiva, que a Kiko Tovar deberían venderlo embotellado en plan genio de la lámpara, para poder frotarla y que salga cuando quieres reír, pero también cuando quieres pensar, apartarte de lo establecido, hacer una batucada protesta, en la que tu corazón lata al ritmo de tambores y puedas gritar eso de “soy todo corazón cuando me roza el amor…”.

Eso sin contar que ayer “Le Monde Diplomatique” afirmaba no saber nada de mí…será porque si me hacen la prueba de “diplomaticidad”, no la paso ni con entrenamiento…


Uma coisinha: Esto sí que es publicación instantánea… O casi…

Uma outra coisinha: Las realidades paralelas no van a poder trasladarse al desierto del otro lado del Estrecho en agosto, pero al menos irán al desierto de este lado…

2 comentarios:

Isabel dijo...

Bueno, pues ya se acacbó la semana tigresa, una de las mejores semanas desde que llegué a Madrid.
Hoy tengo unas ojeras que dicen que a lo mejor no habría aguantado más pero, quién sabe...
Voy a echar de menos las risas pre-conciertos, la buena música, las risas post-conciertos...
Buenas vacaciones. Nos vemos y te leeré porque tu blog se ha convertido en visita obligada. Un besito


P.D: Por cierto, me han gustado mucho todas tus crónicas de esta semana y muy bueno el decálogo.

vega dijo...

Muy bueno el decálogo, aunque ya sabes que hay un número con el que no acabo de coincidir. Nos seguimos viendo (tu blog ya está en mi carpeta de favoritos)